Producción de Stevia

Características de su cultivo

Conoceremos en esta oportunidad como se realiza el proceso de cultivo de la stevia, y cuales son las características de los ambientes en donde es posible su reproducción.

La stevia rebaudiana crece naturalmente en terrenos arenosos, poco fértiles y de buen drenaje. Es ligeramente acidófila, y para su mejor reproducción requiere días largos y mucho sol.

Para optimizar el crecimiento es necesario emplear esquejes, suelos de textura ligera e irrigar con suma frecuencia durante el período seco.

En cuanto a la producción en sí, la cosecha se realiza en el momento anterior a la floración, con el objetivo de mantener la máxima concentración posible de edulcorante en las hojas.

Una planta de alrededor de 1 metro de altura rinde aproximadamente unos 70 gramos de material seco utilizable para el producto, de los cuales 25 gramos corresponden a hojas.

Las plantaciones pueden emplearse para su producción por un período de más de cinco años. En el caso de cosechar todo el tallo, la raíz de la planta rebrota naturalmente.

En cuanto a la temperatura óptima para el crecimiento, es de 15 a 30°C, con medias de 20°C y media mínima de 5°C. Los límites térmicos extremos negativos son –6°C y 43°C.

El proceso de plantación no difiere de otros cultivos de transplante como el tabaco y las hortalizas: es necesario colocar las raíces dentro del hoyo realizado en la tierra en posición normal, agregar tierra y presionar ligeramente para asegurar un estrecho contacto entre la tierra húmeda y las raíces.

Posteriormente, deberá efectuarse el riego inicial. Hasta que los plantines se vean bien prendidos, deberán regarse periódicamente. Los riegos posteriores tendrán que ser breves pero frecuentes, realizándose cada uno a cuatro días.

Luego, sólo es necesario un poco de paciencia. En fin, la producción de stevia no resulta más complicada que cualquier otra plantación hogareña